CURSA ARRÁN DE MAR 2016, COLONIA DE SANT PERE (10 km). LA CRÓNICA.

Colonía de Sant Pere es un hermoso balcón para disputar y contemplar una carrera de atletismo.

Hizo bastante calor, sin embargo, alta participación con muchas ganas de correr en esta “arran de mar”, la carrera de atletismo de las fiestas de la región.

 

Representando a Metanoia, Carlos Escarozco, corredor que tiene los ojos puestos en la temporada de verano de triatlón y sus modalidades; le gusta disputar estas pruebas para entrenar el segmento de carrera a pie.

 

Antes de la salida de absolutos, dos carreras infantiles, por los alrededores de la plaza. El público se volvía loco animando a los niños..

La prueba para los adultos transcurría por el litoral costero, en un circuito de 10 km de una sola vuelta, por terreno exclusivamente de asfalto.

 

IMG-20160701-WA0007IMG-20160701-WA0051

Carlos caminando entre las calles de Sa Coloni…Encuentro con el gran corredor y compañero Xisco Forteza, acompañado por su colega Miguel. Los tres compartieron salida y muchos km….

La parrilla de salida, muchos corredores para tan estrecha calle….

 

Cursa Arran de Mar 2016 10Cursa Arran de Mar 2016 9

IMG-20160701-WA0038IMG-20160701-WA0036  IMG-20160701-WA0035

Miguel y Carlos en la mitad de la carrera. Aquí se separaban las dos distancias de 5 y 10 km….

 

Cursa Arran de Mar 2016 7 Cursa Arran de Mar 2016 8

Xisco en el ecuador de la carrera.

 

Cursa Arran de Mar 2016 5 Cursa Arran de Mar 2016 6

Miguel hizo una buena carrera…

 

Cursa Arran de Mar 2016 4Cursa Arran de Mar 2016 3Cursa Arran de Mar 2016 2   Cursa Arran de Mar 2016

Xisco y Carlos justo antes de la recta final a meta. Los efectos del cansancio y el calor se notaban…

Los tres corredores llegaron a la meta sanos y salvos.

Resultados Cursa Arran de Mar 2016

 

Carlos Escarozco nos cuenta: “Bellísima Coloni de Sant Pedro, lamentablemente, conozco poco de este área de la isla, por la lejanía, tal vez, pero es una excusa para no dejarse maravillar por sus vistas de la bahía norte, sus playas, su comida, su ritmo apacible y la hospitalidad de su gente.

La carrera se disputaba una tarde de finales de junio muy calurosa. Me alegro que las carreras infantiles retrasaran la salida prevista a las 19,30.IMG-20160701-WA0019

Pistoletazo cerca de la plaza de la iglesia, fue algo claustofóbica, puesto que se notaton los más de 300 corredores adultos en espacio tan reducido, así pues, tuve que subir y bajar aceras, esquivar coches aparcados y simpáticos IMG-20160701-WA0037fotógrafos, ajajaj. Eché en falta, un tramo de terreno pedestre. El sol, a las 20,30 de la tarde, todavía “picaba”. Salí bastante rápido, demasiado para las altas temperaturas húmedas del momento, pero por cabezonería y porque me lo estaba pasando bien, no reducí el ritmo a tiempo y me pasó factura a mitad de carrera, no me quedó más remedio que aminorar, pues mi cuerpo no daba más. En el km 7 aprox, mantenía un ritmo muy digno cuando, de repente, Xisco, que había estado cerca de mi, desde la salida, se me colocó al lado y empezamos a correr juntos. Ese fue el momento en que volví a subir un poco el ritmo, gracias a su compañía, comencé de nuevo, a disfrutar. En la recta final, me pude mantener erguido pero no esprinté.

Miguel hizo una gran carrera, está en forma. Xisco y yo llegamos a la par, me encantó compartir con él, como es habitual. El avituallamiento post meta fue dulce y refrescante gracias a buenos ejemplares de sandía, hubo coca para los más golosos. En definitiva, buena organización, salvando las molestias por los coches aparcados en el arcén, aunque volvería a repetir sin dudar”.

 

Xisco Forteza nos cuenta: “Ayer sábado 25 de junio se disputó una nueva edición de la carrera popular ” Arran de mar ” que se celebra en la Colònia de St. Pere justo al llegar estas fechas.

Y una vez más ( y ya son unas cuantas ) nos reencontramos Carlos Escarozco y el que suscribe estas líneas como si de un regalo del solsticio de verano se tratara . No era para menos , pues habían pasado dos meses justos IMG-20160701-WA0028desde la última carrera que participamos juntos allá por el mes de abril. Le presenté a Carlos a mi amigo Miguel Fiol , un buen corredor que sabe estar a las duras y a las maduras . Y él , como no podía ser de otra manera , me devolvió el gesto al presentarme a su linda y simpática mujer .
Apenas habíamos intercambiado una pocas palabras oímos por los altavoces que llamaban a los participantes a la salida de la carrera , y , allí en el umbral de una de nuestras pasiones , nos deseamos mutuamente el disfrute de una jornada deportiva a orillas del mar .
La carrera no revestía ninguna dificultad técnica , ni por su perfil ni por la distancia , ya que se trata de un trazado llano , por asfalto y de una distancia de 10 km. Aunque también huelga decir que estas cualidades primarias del envite son un arma de doble filo , pues en este tipo de carreras es fácil imprimir un ritmo muy rápido que pone a prueba al corredor/a más allá de sus entrenamientos. Salir muy rápido , perder fuelle y pasarlo algo complicado para llegar a meta es una situación harto frecuente en este tipo de competiciones.
Salimos los tres como uno sólo desde las últimas posiciones , muy rápidos íbamos escalando y sorteando a otr@s corredor@s en un inicio de carrera bastante apretujado y colapsado. Seguimos los tres así hasta IMG-20160701-WA0031el km. cuatro en el cual yo me descolgué lo justo para coger aire mientras podía seguir con mi mirada a Carlos y a Miguel que disponían de una tirada con mucho combustible . Al perder de vista a mis amigos me encontré algo contrariado por el despliegue de fuerzas imprimido en los primeros kilómetros , tenía la respiración bastante forzada y la incertidumbre inundaba mis pensamientos . Duró poco mi bajada a los infiernos , ya que no pasó demasiado tiempo para que me adelantara un corredor al cual me agarré pisándole los talones hasta que en el km. siete volví a engancharme a lado de Carlos que se había descolgado de Miguel por mor de un flato que le impedía correr al ritmo frenético al que nos tiene acostumbrados . Y a 3 km. de la meta , los dos nos animamos de tal manera que volvimos a incrementar el paso , recortando la distancia que nos había sacado nuestro amigo Miguel y llegando a la meta con una satisfacción digna de aquel que sabe que ha hecho lo que sabía hacer. . Hicimos un buen tiempo y sobretodo
disfruté de lo lindo corriendo con mis amigos en un atardecer de verano cerca del mar mediterráneo”.

 

 

AUTOR: METANOIA CLUB DEPORTIVO

No hay comentarios

Escribe un comentario